lunes, 18 de marzo de 2013

LA CAMPAÑA DE GORMAZ

La siguiente entrada sobre Gormaz,que conocí gracias al magnífico libro de Nicolás Rabal, está realizada gracias a la traducción que Francisco Cordera hizo sobre los textos del historiador hispanomusulmán Aben Hayyán, el cual nació en Córdoba en el 987 .Un historiador y funcionario de la dinastía amirí cuyo padre fue un importante burócrata de Almanzor.


La campaña de Gormaz que se relata en esta entrada, tiene lugar en el año 364 de la Hégira (que corresponde desde el 21 de septiembre del 974 hasta el 10 de septiembre del 975).
Esta campaña encaja con la ruptura de la tregua entre cristianos y musulmanes, propiciada por el Conde de Castilla García Fernandez y demás mandatarios cristianos. Es posible que fuese provocada por la marcha del General Galib a territorios africanos, donde fue enviado para calmar las rebeliones que se sucedían por esos lugares.
Galib regresó a Córdoba el 23 de septiembre del 974, y un mes y medio más tarde se realizaron los nombramientos para defender los castillos y fortalezas del territorio musulmán. Las siguientes noticias datan de marzo del 975, donde se tiene constancia de la preparación de los caballeros que participarían en la próxima Aceifa (o también denominada razia).
A mediados de abril del mismo año, llegan noticias a Córdoba desde Gormaz. El ejercito cristiano acampa junto al castillo y en esos días se libra la batalla que acaba poniendo sitio a la fortaleza musulmana. Cuando el Califa Alhaquém recibió la noticia, apresuró la salida de la aceifa para auxiliar a sus tropas, dando el poder de este ejercito a su mayor capitán y "espada de su venganza" , el Wazir y generalísimo Galib.
El Califa se entrevistó con Galib, en presencia del príncipe heredero Hisham II y el gobernador Chaâfar, donde este le obsequió con lo que ningún califa había dado a ninguno de sus capitanes: << un traje de honor, ciñéndole dos preciosas espadas de la armería real y mandado que se le diese el título de Dzu-aççeifain (el de las dos espadas) >>.



Ya puesto en marcha, llegó noticia a Córdoba el 14 de mayo del 975, en la que se relataba el asentamiento de Galib en el castillo de Barahona (según Eduardo Saavedra) , donde esperó a que se le unieran las demás fuerzas en camino.
De Barahona se apresuró a Berlanga desde donde se desplazó al monte del mediodía del castillo de Gormaz situado a la orilla del Duero. Desde aquí observó a las tropas cristianas que custodiaban la fortaleza y los vados cercanos. 

Este paraje al que se refiere el cronista Aben Hayyán puede responder a varias elevaciones de la zona. Si nos ceñimos al término citado del mediodía, que se refiere geográficamente al sur, podríamos estar hablando sobre "La Muela" de Recuerda, lo único es que no encaja con la situación a la orilla del Duero. Por esta razón, el lugar que se ciñe más a la descripción dada, podría ser el paraje llamado "Trastorralbo", por su cercanía a la orilla del Duero y su situación con respecto a la Fortaleza. También se tiene que tomar en cuenta que se aproximaban desde la Villa de Berlanga por lo que no resultaría raro añadir como posible opción el lugar de la muela de Morales,donde se sitúa la atalaya de obra musulmana que además de comunicar con Berlanga y Gormaz, controla una parte del Duero donde se encuentra Vadorey, aunque no cuenta con la visibilidad de los dos anteriores sobre la llanura próxima a la fortaleza.


Volviendo a la crónica, Galib no atacó directamente y se limitó a poner sus tropas en igualdad a las enemigas que custiodaban los vados cercanos.
La estrategia utilizada por Galib fue hacer creer a las tropas cristianas que se batían en retirada, lo que propició el inicio de la pelea. El historiador cuenta que en un primer momento los musulmanes contaron con desventaja sobre las tropas de la coalición. Pero al poco llegaron los refuerzos desde el campamento del wazir, saliendo derrotados los cristianos y salvándose los pocos que se apresuraban a tirarse al río.

El 2 de julio del 975, Aben Hayyán nos relata la llegada de la noticia de la victoria de los ejércitos califales sobre las tropas cristianas confinadas en Gormaz obligándoles a replegarse.
Seguidamente las tropas de Galib siguieron al enemigo que se retiraba hasta el pueblo de San Esteban de Gormaz.

Por si es de interés, el artículo de Francisco Cordera con fecha de 1889 se encuentra en el catalogo de la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada